ihitza

domingo, 24 de febrero de 2013


Campas de Urbia y Aranzazu

Este pequeño paraíso natural, desconocido para la mayoría de la provincia, guarda celosamente el acceso al techo de Gipuzkoa.
El Santuario de Aránzazu de por sí ya es una experiencia difícil de olvidar, subiendo por esa carretera que cuelga de la montaña. Pero desde aquí se sube, por el bosque primigenio de robles y hayas, hasta las campas de Urbía donde todavía pastan las ovejas.
Es hermoso en cualquier época del año, y la fonda acogedora con todos los visitantes. La subida a Aizkorri ya depende de la capacidad física, sin embargo es algo imprescindible para todos los que disfrutan de la naturaleza y el patrimonio cultural de nuestra tierra.

Factores
  • Distancia: 8,5 km
  • Duración: 3 h. (ida-vuelta)
  • Desnivel: 400 m.
  • Altitud máxima: 1.150 m
  • Altitud mínima: 720 m










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada